Ir al contenido principal

Corre, algoritmo, corre



Si me hubiera fiado del robot, hubiera escroto este post y lo acabaría con un salido. Gracias a esa enorme ayuda imprescindible para muchos que es el teclado inteligente predictivo.

Así, en nada y menos, Nativos Digitales e Inmigrantes Tecnológicos vamos a pasar de tener dispositivos con I.A. (Inteligencia Artificial) a ser C.I. que no es Coeficiente intelectual sino Cateto Informático.

Aunque probablemente dará igual porque a estas alturas ya estarás leyendo otra cosa tras hacer clic en lo que el algoritmo te ha puesto delante mientras leías en zigzag o la nomofobia te hizo salirte del blog para consultar lo que alguien está contando en redes sociales, y ya ni recordarás lo que estabas leyendo cuando echaste un vistazo a twitter… o por ejemplo ese vídeo en directo que Facebook te notifica justo ahora de alguno de tus amigos. Seguramente, la primicia del año.

Millenial, Z o pureta, en cuanto tienes un móvil “inteligente” caes en el progreso. Pero se ha estudiado ya que las nuevas generaciones parece que tras abandonar tuenti se olvidaron de Facebook y prefieren redes de consumo instantáneo y fácil, tumblr, instagram o snapchat, basadas en imágenes con poco o nada texto, gifs y memos,  que además tienen la gracia de lo efímero autodestructivo. Y esa es la madre del cordero digital.

Somos tiempo, pero parece que no lo tenemos.


El valor del tiempo ha dejado de existir por lo que eres capaz de hacer con él y hasta hay quien presume de ver las series de televisión con el Fast Forward (Visionado rápido para adelante, ya sabes) para acabarlas antes y ver más. Lo juro, lo he leído en El País (12/9/16) citando al Washington Post, que cita Wonkblog (que ya no cita a ninguna universidad o estudio científico, pero oiga, que es internet y debe ser cierto).

El público, el consumidor… (la gente, vaya) parece que ya sólo vive para vivir muy deprisa y hacer muchas cosas. La calidad es lo de menos, y lo de ver las series a doble velocidad dice mucho.  Por supuesto, si ves un vídeo de YouTube de más de 3 minutos, es que no lo estás viendo y estás en modo multipantalla. 

Contenidos para peces, sin memoria.


Más y más de forma inmediata. Y como nuestro cerebro no creo que se esté desarrollando a la misma velocidad, intuyo… (podría afirmarlo categóricamente "porque yo lo valgo", y verlo después usado de fuente en El País, citado por el Washington Post, quizas) supongo, que veamos lo que veamos nos dura en el cerebro de nuestra Inteligencia Natural lo mismo que el vídeo de snapchat, y a otra cosa.

Todo tiene que ser ahora, ya, antes y por supuesto, gratis. Si te escribo un wasap y veo el doble check, contesta ya. Si quiero conocer a alguien, con ver tres fotos tuyas en Tinder, quiero hacerlo esta noche. Y si me das una noticia, tiene que ser antes de que suceda y como no voy a leerla entera, me vale con el titular.  


Lo habrás leído muchas veces, pero te lo confirmo con las pruebas que estamos haciendo en Leequid. El 90% de los que dan "like" a un enlace en Facebook o Twitter, no ha leído el enlace. 

El problema de volvernos catetos tecnológicos es que acabamos creyendo y aceptando cualquier cosa que alguien que parece saber más y debe leer mucho nos diga. O que grite más. Total, entre tanto ruido.

¿Pero sabéis qué? Las máquinas no lo saben todo. Hace unos días leí un artículo de más de 300 palabras y encima en portugués. Portugal ama los libros, y tal vez por eso, puedes encontrar escritores que digan estas cosas.

Habla sobre lo que de verdad significa ceder nuestra vida a las máquinas y por qué la tecnología arcaica de un tocadiscos, por ejemplo, representa mucho más que un formato.



Explica cómo hace falta paciencia para esperar a que acabara la cara A de un disco y darle la vuelta.  O cómo los niños ya no tienen fotos impresas con las que conocer su historia familiar…

"Ler um jornal não é o mesmo que passar os olhos por títulos de notícias na internet. Assistir a uma longa-metragem no cinema não é o mesmo que ver vídeos no YouTube. Ler um romance não é o mesmo do que ler frases inspiradoras ou engraçadas no Facebook."
Es decir:
La lectura de un periódico no es lo mismo que pasar los ojos por los titulares de noticias en Internet. Ver una película en el cine no es lo mismo que ver vídeos en YouTube. Leer una novela no es lo mismo que leer frases de inspiración o divertidas en Facebook.


Os dejo el artículo entero aquí, por si queréis perder, digo invertir, tiempo en lugar de cederle vuestra vida a las máquinas. Aunque, si usas Chrome, la máquina te lo traducirá, tranquilo, no gastes tu tiempo de Twitter.

Tudo o que as máquinas não sabem.


Eso sí, tened en cuenta, que si empiezas cediendo inteligencia a las máquinas para decidir qué escuchar en Spotify, puedes acabar dejando en sus manos lo que votas. Y si no, mira este experimento sobre las elecciones americanas y lo que crees que está pasando cuando lees Facebook solo. Blue Feed, Red Feed by WSJ.



Y de los robots inteligentes y vuestros puestos de trabajo, hablaremos otro día, además de esto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Del MUPI al OPI

Para muchos será algo sabido, pero para mí, he de confesar que después de tanto tiempo en ésto, acabo de descubrir qué significa MUPI y OPI, y por tanto las diferencias entre uno y otro.

Aunque al final les llamemos "marquesinas" porque lo más habitual es su utilización en las paradas de autobús, dentro de la publicidad exterior urbana existen dos soportes básicamente, cuyos nombres responden a los siguientes acrónimos:

MUPI: Mueble Urbano para la Presentación de Información.OPI: Objeto Publicitario Iluminado.
A partir de aquí, por desconocimiento de su significado, es posible verlos escritos de muchas otras maneras y confundidos entre sí. Pero según la revista "Producción Gráfica" esos son sus verdaderos significados.

Así, cuando veamos un soporte publicitario aprovechando el espacio disponible en un elemento de mobiliario urbano con otro fín, como Kioskos, Marquesinas, Contenedores de reciclaje, etc. hablaremos de un MUPI.

Y cuando el soporte sea exclusivamente con fi…

El sentido de mirar

Hay quien ve racismo después de que un candidato se limpie las manos tras saludar a alguien, tal vez porque quien mira, vio el color de la piel y no la mano estrechada.  Cree el mirón que todos son de su condición. Deberían dar un carnet para aprender a mirar. O para permitirlo, como si fuera un permiso de circulación por la vida. Debería incluirse en los planes de estudios, como asignatura pendiente. Por algo la vista es el sentido que más información aporta al ser humano que tiene la fortuna de poseerlo intacto. Las fuentes encontradas son dispares, desde el 50% que asegura Clínica Baviera, el 75% que define la UPC o el 83% de los autores del libro Sobre aprender a leer (aunque, mire usted, ninguno cita la fuente científica).
Quedémonos con que casi todo lo que pensamos y creemos entender, lo hacemos en función de lo que vemos. Aunque, mirar es otra cosa. Mirar es una cosa. Que me mires tú es otro verbo diferente. — Marwan (@Marwanmusica) 17 de julio de 2015
Que te miren es un verbo…

Nos sobran los motivos, me temo

Hoy es el Día Internacional para la Lucha contra el SIDA y coincide con el #GivingTuesday; comienza Dressember como ayer acabó Movember; Durante quince días se pedirán medidas contra el Cambio Climático en la COP21 y otro tanto la campaña contra la violencia de género de la ONU; el fin de semana pasado tras el Black Friday llegó la Gran Recogida de Alimentos… por cierto que otra vez se superaron los objetivos, este año con un millón de kilos más que el pasado.  Campañas y reivindicaciones que se solapan unas sobre otras en una especie de gran supermercado del cambio social en el que cada día hay una oferta.  A veces somos Charlie, otras París (casi nunca Nigeria) y algunos todavía se acuerdan de Haití.

Nos sobran los motivos para hacer algo, aunque por desgracia se quedan en donaciones generosas puntuales, o la difusión de un Hashtag y el cambio de la foto de perfil durante unos días. Y luego, volver a empezar.

Las grandes campañas de visibilidad y concienciación están muy bien. Aunq…