Ir al contenido principal

Colegas creativos, dejad de dar el cante, por favor


Sin acritud, compañeros de profesión, pero los anuncios con gente feliz bailando por la casa o por la calle no es que estén pasados de moda, es que son todos iguales y no hablan muy bien de ti como creativo. Y si es el cliente el que te obliga, pues envíale este post y échame a mí la culpa. O apaga ahora y ponte a bailar dónde estés, que parece lo más normal del mundo.

No tendré que recordarte las celebérrimas palabras de David Ogilvy (Dios, para los entendidos) cuando dijo: “Si no tienes nada de contar, cántalo”. Y eso, que su mano derecha en la Tierra, Luis Bassat, aclaraba que tan sólo se refería a que "cuando un producto tiene una ventaja racional clara, ésta se explica mejor hablando que cantando". (Cita de su libro La Creatividad).

Así que no, no se trata de que quites la música de los anuncios, porque eso que tan bien ha estudiado y plasmado en su tesis sobre Musicidad  la profesora  Cande Sánchez Olmos (Universidad de Alicante) y que convierte a una canción en un detonador en la creación y recuerdo de marcas, no tiene nada que ver con que cada vez que anuncies un yogur o una leche desnatada haya que cogerlo de la nevera bailando. Supongo que en vuestras casas sois muy felices y sólo transmitís lo que veis.

Aunque igual ese es el problema, el ombligo. O las zapatillas de andar por casa en la agencia. Porque no soy yo precisamente quien dice que la publicidad ha muerto, pero vaya, que la audiencia ha cambiado y ya no quiere anuncios molestos, repetitivos y que no cuenten nada, parece que está bastante claro.

Como muestra, una caja de botones y los que me he dejado.


A nada que pongas la tele un día, si aún lo haces, habrás visto ayer mismo algún anuncio de dancing pipol ay-qué-bien-me-siento. Ignoro si el sindicato de coreógrafos tiene tanta fuerza en la industria como para colocar a los suyos en dos de cada diez anuncios, o lo que fumáis en los descansos les llega a los actores. Pero es ver un bloque de publicidad, y ver lo mismo que veía en los 90, los 80, los 70…  Y como tengo fama de exagerado, me he ido a YouTube a buscarlos para poneros algunos, y después, si queréis, jugamos a las diferencias y adivinar marcas.

Empiezo por el último, que lo descubrí ayer mismo y aún no se me cierran los ojos de lo original que es. Había visto bailarines por la concia, supermercado, aeropuertos y calles. Pero ese paso de lanzarse de rodillas sobre el estiércol... es una obra maestra.


Es lo normal cuando alguien del campo prueba la leche de verdad, la que beben en los anuncios y que es de todo menos leche. De ahí que lo llamen producto lácteo y cause el efecto de la guaraná y el redbull aunque le quiten la lactosa. Aguanten hasta el final si no saben lo que va a pasar...


Es la lactosa, fijo. Porque en este de Kaiku no sólo bailan y cantan con un jingle de-los-de-toda-la-vida, sino que además sirve para defender el empoderamiento de la mujer. Un must.


Aunque quitarle cosas a la leche debe ser lo que hacía Patrick Swayze en Dirty Dancing, porque si le quitas la grasa a un postre de los de Danone, y claro está, le sumas un temazo como la Macarena... ¿Bailas conmigo?



O debe ser cosa de mujeres. Sin ánimo de ofender. Que lo digo porque gracias a los creativos de publicidad de las agencias más importantes, lo de ser mujer es un no parar de bailar, aunque tengas la regla. Yo diría, que hasta están deseando que lleguen esos días.


Pero si no te gustan los lácteos de ninguna forma o eres totalmente intolerante, no te pongas triste. Si quieres bailar y ser feliz y decir eso de ay-qué-bien-me-siento puedes elegir bien el detergente. No confundir con los otros polvos blancos que dicen aclaran las ideas de algunos creativos.


Que digo yo, que a veces lo de que la gente baile en un anuncio (nótese que he dicho gente y no target) puede estar en contexto. Que si anuncias Ron, para que lo pidas en una discoteca, te puede quedar más o menos bien como estos de Brugal.




Aunque ya puestos a tocar las notas, el rollo plano secuencia se parece mucho a este de San Miguel, que por lo menos tenía un jingle y una promoción de una canción y un grupo, y una estrategia de patrocinio de eventos musicales como todo el sector... en fin, que a veces yo también voy cantando y bailando por la calle. Lo normal.



Aunque no se crean que porque los que bailan sean cantantes "de verdad" la cosa mejora automáticamente. Eso sí, llamará más la atención y ya sabéis otra cosa que no dijo Ogilvy: Que hablen de ti aunque sea mal.




Eso sí, para ser justos, no es un problema local. Es un problema mundial. Ya lo dijo Dios Ogilvy hace décadas y en todas partes cuecen habas. Aunque, si el anuncio es como el de Evian, por lo menos es un espectáculo visual. Lo que anuncie, es indiferente.





Y es que hubo un tiempo, en España, en que hacer un anuncio con gente bailando podía considerarse un hito de mérito, si se trata de Coca Cola y tiene una producción tan cuidada como esta. Que tampoco aporta nada al argumento de ventas, porque como decía Luis Bassat explicando la cita que da pie a este post, realmente no hay una ventaja racional clara que te mueva a beber agua carbonatada, edulcorada y teñida. Verán que no tiene nada de original, pero es que data de los ochenta, como bien puede verse por la fotografía, los rizos de permanente y las minifaldas de volantes.


Pensándolo bien. Seguid haciendo anuncios de gente cantando y bailando. Si el cliente los acepta, sabéis que van a seguir funcionando como toda la vida. O no, ¿pero a quién le importa eso? Y en este sector hay muchas veces que la supervivencia consiste en tomar el dinero y correr. O bailar.


P.D. : Vivo con miedo a que venga una gran marca y me pida un anuncio de dancing pipol. Pero no soy digno.

P.D.2: ¿Recuerdas más anuncios de bailoteo? ¿Me ayudas a aumentar la lista?

Comentarios

Rafa Osuna ha dicho que…
La lista podría ser interminable. Te dejo algunos más por aquí.

Otro de Coca Cola, que le han dado mucho a esto del baile: https://youtu.be/3SM5TyGz-90
Loa famosos bailando dan mucho juego: https://youtu.be/-LlQ8yHc4AM
Y los niños. Por supuesto, los niños: https://youtu.be/HQ5_6N-a2Jg
Y a falta de famosos o niños, buenos son "bichejos": https://youtu.be/5EM_Yv_y-j4
Y luego están los anuncios que parodian lo estúpido que es bailar para vender algo: https://youtu.be/hMfnjP1wN8E
Aunque parece que esto es algo que le encanta a las compañías de seguros: https://youtu.be/ikXgE24AFwM
Mil gracias Rafa. Seguro que podemos llegar a cien a nada que busquemos y verás como en breve sale otro nuevo :)
Un abrazo,
J
Mil gracias Rafa. Seguro que podemos llegar a cien a nada que busquemos y verás como en breve sale otro nuevo :)
Un abrazo,
J
Completamente de acuerdo contigo, no me gustan nada y además parece que hayamos retrocedido unos veinte años en las estrategias de marketing y publicidad. Cada vez que veo alguno no puedo evitar pensar como profesionales en estos temas pueden haber llevado a cabo ese tipo de anuncio. Excelente artículo

Entradas populares de este blog

Del MUPI al OPI

Para muchos será algo sabido, pero para mí, he de confesar que después de tanto tiempo en ésto, acabo de descubrir qué significa MUPI y OPI, y por tanto las diferencias entre uno y otro.

Aunque al final les llamemos "marquesinas" porque lo más habitual es su utilización en las paradas de autobús, dentro de la publicidad exterior urbana existen dos soportes básicamente, cuyos nombres responden a los siguientes acrónimos:

MUPI: Mueble Urbano para la Presentación de Información.OPI: Objeto Publicitario Iluminado.
A partir de aquí, por desconocimiento de su significado, es posible verlos escritos de muchas otras maneras y confundidos entre sí. Pero según la revista "Producción Gráfica" esos son sus verdaderos significados.

Así, cuando veamos un soporte publicitario aprovechando el espacio disponible en un elemento de mobiliario urbano con otro fín, como Kioskos, Marquesinas, Contenedores de reciclaje, etc. hablaremos de un MUPI.

Y cuando el soporte sea exclusivamente con fi…

El sentido de mirar

Hay quien ve racismo después de que un candidato se limpie las manos tras saludar a alguien, tal vez porque quien mira, vio el color de la piel y no la mano estrechada.  Cree el mirón que todos son de su condición. Deberían dar un carnet para aprender a mirar. O para permitirlo, como si fuera un permiso de circulación por la vida. Debería incluirse en los planes de estudios, como asignatura pendiente. Por algo la vista es el sentido que más información aporta al ser humano que tiene la fortuna de poseerlo intacto. Las fuentes encontradas son dispares, desde el 50% que asegura Clínica Baviera, el 75% que define la UPC o el 83% de los autores del libro Sobre aprender a leer (aunque, mire usted, ninguno cita la fuente científica).
Quedémonos con que casi todo lo que pensamos y creemos entender, lo hacemos en función de lo que vemos. Aunque, mirar es otra cosa. Mirar es una cosa. Que me mires tú es otro verbo diferente. — Marwan (@Marwanmusica) 17 de julio de 2015
Que te miren es un verbo…

Nos sobran los motivos, me temo

Hoy es el Día Internacional para la Lucha contra el SIDA y coincide con el #GivingTuesday; comienza Dressember como ayer acabó Movember; Durante quince días se pedirán medidas contra el Cambio Climático en la COP21 y otro tanto la campaña contra la violencia de género de la ONU; el fin de semana pasado tras el Black Friday llegó la Gran Recogida de Alimentos… por cierto que otra vez se superaron los objetivos, este año con un millón de kilos más que el pasado.  Campañas y reivindicaciones que se solapan unas sobre otras en una especie de gran supermercado del cambio social en el que cada día hay una oferta.  A veces somos Charlie, otras París (casi nunca Nigeria) y algunos todavía se acuerdan de Haití.

Nos sobran los motivos para hacer algo, aunque por desgracia se quedan en donaciones generosas puntuales, o la difusión de un Hashtag y el cambio de la foto de perfil durante unos días. Y luego, volver a empezar.

Las grandes campañas de visibilidad y concienciación están muy bien. Aunq…