Ir al contenido principal

Guía de Marketing para una Revolución




Si los publicitarios hemos logrado inventar el Marketing de Guerrilla, también seremos capaces de aplicar técnicas de marketing a la revolución en ciernes. O por lo menos, ayudar a que consigan sus objetivos de forma más eficaz. Al fin y al cabo nuestro trabajo es comunicar y vender; lograr objetivos. Y en la actualidad, en la lucha que se está librando por cambiar el sistema, o mejorarlo, estoy convencido de que pese a las redes sociales está fallando básicamente esa comunicación necesaria para llegar al mass media. Entendiendo en la actualidad al "mass" como el mismo "media". 


Si una empresa dejara que cada vendedor hiciera la guerra por su cuenta, sin marcar objetivos, sin establecer códigos de comunicación, sin argumentos de venta, sin material gráfico de apoyo… fracasaría seguro. Con el intento de revolución en la sociedad digital, está pasando eso mismo. Cada uno tuitea a discreción. Y sólo se consigue ruido. Y el ruido no vende, al contrario, distrae.

Hace falta algo que haga productivo el esfuerzo de tantas personas, su ilusión o enfado, y canalice la labor que están dispuestas a hacer. Al final, no es muy distinto de un plan de marketing. He aquí algunos consejos que le daría a quienes quieran luchar por un mundo mejor, con sus propias armas. Para que luego no digan que la publicidad es parte del problema, cuando puede ser parte de la solución.

MANUAL DE MARKETING PARA LA REVOLUCIÓN


1. La frecuencia, más importante que la notoriedad. 
Para mí, de las tres variables básicas de una campaña de publicidad que son la cobertura, la notoriedad y la frecuencia, es esta última la más importante. Incluso un mal anuncio, muy repetido, acaba funcionando. Aplique esa norma a sus protestas y verá cómo mejoran los resultados.

Por ejemplo. Si va a manifestarse, la tentación y la adrenalina serán las que le lleven a forzar las cosas hasta el extremo para llamar mucho la atención (es decir, lograr notoriedad). Y eso puede acabar, por ejemplo, en quemar contenedores y enfrentarse a la policía para conseguir esa foto de una cabeza sangrante que tanto efecto obtenga.

Error de marketing: Eso quedará como una anécdota en el tiempo, se confundirá con otras campañas, y lo que es peor, desgastará a sus vendedores que, tras recibir el porrazo no logran lo que esperaban conseguir. Verá como no cierra la venta antes que la herida.


Contrabriefing: Una protesta continuada, pacífica pero constante, acabará llegando como algo creíble. Dará tiempo a explicarla. Hará que quienes no conozcan la marca reciban más impactos y acaben teniendo curiosidad.

Es mejor mantener pancartas en un balcón todo el tiempo que salir un día a la calle con ellas. Es mejor manifestarse cada semana o cada día mil personas que sólo un día un millón. Porque además, el sentimiento de frustración que produce la no consecución de objetivos proporcionales al esfuerzo, hace que haya muchas dimisiones en el departamento de ventas.

2. La USP: Una sola reivindicación. 
La segunda de las estrategias clásicas de la publicidad es transmitir una única propuesta de venta (USP en inglés). Si intentamos convencer a un mismo target de que nos compre muchas cosas a la vez, tenderá a no comprar nada. Por ejemplo: el 15M. La única propuesta común era la revolución en sí misma. El cambio de sistema. Pero una vez empezaban a contar ideas, éstas eran totalmente variopintas y heterodoxas. Lógico, cuando las propuestas salían de asambleas populares en las que no había líderes y se recogían todas las corrientes no pertenecientes a un partido concreto.

Error de marketing: Es una venta al peso y no especializada, en packs cerrados. Una cosa es que todos los "acampados" estuvieran indignados con la situación, y otra cosa que compartieran todas las ideas. No todos estaban dispuestos a luchar hasta el final por todas las cosas de la lista.

Contrabriefing: Elijamos una propuesta que todos y cada uno de los que queremos cambiar la situación podamos apoyar sin fisuras, sin mirarnos el color de nuestra ideología, la comunidad en la que vivimos, la edad o el sexo. Algo que sea el inicio y nos permita pasar a la segunda fase. Algo que sea el auténtico "Insight" de nuestro target, el "core business" de nuestra competencia. Puede ser el cambio de la ley electoral. Puede ser la supresión de estructuras políticas innecesarias como Senado o Autonomías… Algo estratégico, no táctico. Pero sobre todo, una sola cosa.

3. Hacer fans, no enemigos.
Lo hemos re-aprendido por el Social Media, pero lo sabemos de siempre. Una marca puede tener más o menos clientes potenciales, pero nunca debe tener enemigos. Es decir, para lograr la máxima difusión y asimilación de nuestros objetivos, necesitamos fans. Fans que colaboren y compartan, pero nunca personas en contra. Si vas a la revolución, ya cuentas con un oponente. No hagas que quien tiene que ayudarte a vencerle también lo sea.

Error de marketing: Atacar a quien tiene que ser tu cliente. Si te enfrentas en la calle a otros como tú que aún no se han sumado. Si usas la violencia. Si quemas el coche de otro ciudadano. Si interrumpes su trabajo, que igual no tiene más remedio que hacer. Si atacas sus valores personales pensando que los tuyos son mejores. Si crees que el fin justifica los medios y tratas de imponer la revolución a otros, por la fuerza, y no convirtiéndoles en fans con eso que llamamos "engagement", la revolución será peligrosa para todos.

Contrabriefing: Si has seguido los dos primeros pasos, como "mandatories" de la campaña, ahora será más fácil que nadie te vea como una amenaza. Que encuentre la afinidad en tu mensaje que pretendes, que te escuche sin miedo, que se sume. Que compre.

4. Lo positivo vende más que el miedo. 
Lo sabe cualquier publicitario. Una sonrisa. Un mensaje positivo. La felicidad, como argumento, vende más que el miedo y los mensajes negativos. Algunas agencias tienen prohibido usar la palabra "no" en sus anuncios. Si quieres convencer, lograr fans y que se enamoren de ti, no lo lograrás con amenazas. El miedo, en todo caso, retrae la acción.

Error de marketing: Usar mensajes apocalípticos, insultar a diestro y siniestro o pasarse en las acciones "notorias", además de generar antipatía, no lograr convencer nada más que a los más adeptos. Y por poco tiempo.

Contrabriefing: Si tenemos clara la USP, comuniquemos las ventajas que obtendremos. Hagamos que comprar nuestra revolución sea deseable por el bien que lograremos, no porque sea la única opción. ¿Queremos clientes convencidos, que presuman de nuestra marca y sean fieles o sólo ser una "commodity"?  Las commodities duran hasta que puedes elegir otra marca que te ilusiona más. Una revolución debe ser aspiracional. Y puede ser estéticamente feliz y bonita, como aquella de los claveles en Portugal. Y como aquella, pacífica, por favor.

5. El prescriptor. 
Algo tan importante como una revolución, lo demuestra la Historia, necesita un prescriptor. Es decir, un líder. Y esto, es lo más difícil. Porque se trata tanto de un ideólogo como de un comunicador. En la revolución en marcha, se supone que ese papel lo desempeña el pueblo. La misma sociedad.

Organizada como un ente colaborativo en el que el co-creamos, co-financiamos, compartimos… ¿Pero es eficaz? Para hacer ruido, sí. Para organizar un plan de marketing en condiciones, siempre ha hecho falta un director. Me temo que aún no ha aparecido ese prescriptor que una buena campaña de comunicación necesita para ser creíble en muchas ocasiones. Alguien que no asociemos a ninguna otra marca. Pero alguien con imagen bien definida, carisma y personalidad. Todo lo contrario que "twitter".

Yo no sé si realmente las cosas van a cambiar tarde o temprano. Creo que ya han empezado a hacerlo. Sólo espero que la cultura del conocimiento y la comunicación en la que vivimos nos permita lograr los objetivos que nos marquemos como sociedad de forma inteligente. Sin violencia. Sin ignorancia. Y por supuesto, entre todos.

Nota: Foto de http://www.chongas.com.br/2010/11/viva-la-resolucion/

Comentarios

Palom ha dicho que…
Muy instructivo y creativo. Lástima que la gente hoy no medita porque hace lo que hace, no medita que quiere cambiar (ni en ella misma) figúrate en el mundo que le rodea. Acude porque ha recibido un sms o un wasap (¿se escribe así?). Si la gente meditará, cuestionara, no le importara tanto que opinan los demás realmente haría una revolución porque motivos no faltan.
popscene ha dicho que…
Abogo sobre todo por establecer una USP ;)
Gabriel Podestá ha dicho que…
Me encantó José. Ahora... andá a contarle esto a un camionero piquetero de esos de la UTA que tenemos tan variopintos en Argentina.

Fuera de broma. Está muy bueno!
Abrazos
Gabriel
A. Garcia Portela ha dicho que…
Genial y muy práctico.
Saludos.
Lamarga ha dicho que…
Me imagino que esto sirve también para tumbar una "revolucion".
Lamarga ha dicho que…
Imagino que sirva también para tumbar una "revolucion".
Todo depende de si lo aplicas a futuro o retroactivo... ;)

Pueden ser consejos para hacerlo, o razones por las que no triunfará. ¿Quién lo sabe?

Gracias por vuestros comentarios.
J.
lidia abreu ha dicho que…
Excelente tu sitio me gusto mucho...=)

















http://www.ipchile.cl/carreras/publicidad/

Entradas populares de este blog

Del MUPI al OPI

Para muchos será algo sabido, pero para mí, he de confesar que después de tanto tiempo en ésto, acabo de descubrir qué significa MUPI y OPI, y por tanto las diferencias entre uno y otro.

Aunque al final les llamemos "marquesinas" porque lo más habitual es su utilización en las paradas de autobús, dentro de la publicidad exterior urbana existen dos soportes básicamente, cuyos nombres responden a los siguientes acrónimos:

MUPI: Mueble Urbano para la Presentación de Información.OPI: Objeto Publicitario Iluminado.
A partir de aquí, por desconocimiento de su significado, es posible verlos escritos de muchas otras maneras y confundidos entre sí. Pero según la revista "Producción Gráfica" esos son sus verdaderos significados.

Así, cuando veamos un soporte publicitario aprovechando el espacio disponible en un elemento de mobiliario urbano con otro fín, como Kioskos, Marquesinas, Contenedores de reciclaje, etc. hablaremos de un MUPI.

Y cuando el soporte sea exclusivamente con fi…

El sentido de mirar

Hay quien ve racismo después de que un candidato se limpie las manos tras saludar a alguien, tal vez porque quien mira, vio el color de la piel y no la mano estrechada.  Cree el mirón que todos son de su condición. Deberían dar un carnet para aprender a mirar. O para permitirlo, como si fuera un permiso de circulación por la vida. Debería incluirse en los planes de estudios, como asignatura pendiente. Por algo la vista es el sentido que más información aporta al ser humano que tiene la fortuna de poseerlo intacto. Las fuentes encontradas son dispares, desde el 50% que asegura Clínica Baviera, el 75% que define la UPC o el 83% de los autores del libro Sobre aprender a leer (aunque, mire usted, ninguno cita la fuente científica).
Quedémonos con que casi todo lo que pensamos y creemos entender, lo hacemos en función de lo que vemos. Aunque, mirar es otra cosa. Mirar es una cosa. Que me mires tú es otro verbo diferente. — Marwan (@Marwanmusica) 17 de julio de 2015
Que te miren es un verbo…

Nos sobran los motivos, me temo

Hoy es el Día Internacional para la Lucha contra el SIDA y coincide con el #GivingTuesday; comienza Dressember como ayer acabó Movember; Durante quince días se pedirán medidas contra el Cambio Climático en la COP21 y otro tanto la campaña contra la violencia de género de la ONU; el fin de semana pasado tras el Black Friday llegó la Gran Recogida de Alimentos… por cierto que otra vez se superaron los objetivos, este año con un millón de kilos más que el pasado.  Campañas y reivindicaciones que se solapan unas sobre otras en una especie de gran supermercado del cambio social en el que cada día hay una oferta.  A veces somos Charlie, otras París (casi nunca Nigeria) y algunos todavía se acuerdan de Haití.

Nos sobran los motivos para hacer algo, aunque por desgracia se quedan en donaciones generosas puntuales, o la difusión de un Hashtag y el cambio de la foto de perfil durante unos días. Y luego, volver a empezar.

Las grandes campañas de visibilidad y concienciación están muy bien. Aunq…